Notas

Maravilla: ascenso y ocaso del ídolo clasemediero

Maravilla: ascenso y ocaso del ídolo clasemediero
junio 09
00:01 2014

Sergio Martínez logró recuperar la popularidad del boxeo a partir de su gran nivel, pero también de un acercamiento marketinero a los sectores medios. Con su duro final, ¿se termina la primavera del deporte de los puños?

Sergio “Maravilla” Martínez fue un gran boxeador. Sin lugar a dudas. Pero su carrera no fue brillante, aunque sí muy buena. Llegó a la cúspide muy veterano y aún más a la popularidad, tanto en Estados Unidos –primero- como en Argentina. Su ascenso meteórico explica su durísimo final, que de cualquier manera se palpitaba desde hace 14 meses, cuando dejó una triste imagen ante 40 mil personas en el José Amalfitani, frente al ignoto inglés Martin Murray.

La caída fue desde la mismísima cima de la montaña, que en el boxeo es un mítico estadio de Nueva York, el Madison Square Garden, y ante el rival más duro de su carrera, Miguel Ángel Cotto, campeón, ahora, en cuatro categorías diferentes. La imagen del primer round rozó el patetismo. Tres caídas en el mismo asalto y unos movimientos que recordaban los que tuvo en los tres minutos finales frente a Julio César Chávez Jr., después de ir a la lona.

¿Fue demasiado lejos Maravilla? Es posible. En el sentido de que, al borde de los 40 años, su físico ya no estaba en condiciones de competir al máximo nivel. Lo había avisado Chávez y lo había confirmado Murray. También, debe decirse a su favor que no podía desperdiciar la oportunidad.

Con este final -es cierto que aún no confirmó su retiro, pero al menos es un hecho que no va a volver a boxear en el primer nivel mundial- cayó también una especie de símbolo que revitalizó la histórica pasión argentina al acercarlo a un sujeto que en general le fue reticente: la clase media.

Ese personaje simpaticón, un poco engreído, bien hablado, carismático al punto de hacer un show de stand-up en televisión, que se expresaba en un dialecto mezcla de porteño, madrileño y chicano, fue ideal para que el estudiante universitario o la empleada de oficina pudieran ver con mejores ojos a esos tipos que “se matan a piñas”.

El boxeo, deporte popular en el sentido estricto, de clase, logró otro nivel de repercusión en los medios, especialmente en la televisión, a través de Maravilla. No importa este caso su origen común con la mayoría de los demás pugilistas, en un barrio humilde. Hizo la diferencia a través de ese charme natural, combinado con las mejores herramientas del marketing deportivo estadounidense.

Lo que hizo Martínez en Argentina no es nada raro en la Meca del boxeo, simplemente que fue el primero que lo realizó para nuestro público. Incluso su sucesor como máximo exponente del pugilismo nacional, Marcos “Chino” Maidana, pudo aprovecharse de la situación a pesar de no tener las mismas condiciones de personalidad.

En resumen, fue ese nuevo enfoque, marketinero, clasemediero, televisivo, el que le dio un nuevo impulso definitivo al deporte de los puños. El que logró alejarlo de esa imagen grotesca de Fabio “La Mole” Moli bailando en Showmatch y contando livianamente como golpeaba a su esposa.

Volviendo a la noche del sábado en el Madison, la imagen final de Maravilla no se pareció demasiado a esa casi glamorosa que supo transmitir previammente. Desde lo estético, incluso: vestido con un pantalón larguísimo, para taparle las rodilleras -y así no mostrar signo de debilidad-, que encima se le caía. Desde la postura, sobre todo. Nunca pudo “bailar” en el ring, como nos tenía acostumbrados, no tuvo margen para bajar los brazos y hacer señas, ni hablar de amagar con el zurdazo para pegar con el jab de derecha.

La pregunta que empieza a rondar es, entonces, ¿el final de Martínez es el final del romance del gran público con el boxeo? Y la primera respuesta, rápida, es no. No, por Maidana. No, porque en la misma velada que Maravilla perdió, otro argentino, Javier Maciel, ganó. Generó un movimiento que se va a extender en el tiempo. Debió, para eso, acercarse a las clases medias, despojar, al menos en su imagen, al deporte de su carácter profundamente popular, para darle el espacio que se merece. Y no se puede hacer menos que agradecerle.

Nicolás Zyssholtz – @likasisol

 

Notas relacionadas

4 Comentarios

  1. Nico
    Nico junio 09, 09:57

    Creo que la nota es exitista. Fue un gran campeón, boxeador del año y mejor KO en 2010, sin la guita de HBO ni Don King.
    Todo esto lo hizo sin ser conocido en Argentina, donde en al última etapa de su carrera buscó el reconocimiento por vías un poco cuestionables. Creo que la nota se queda con estos últimos años y no hace méritos reales a su carrera.

    Reply to this comment
  2. Oscar
    Oscar junio 09, 11:49

    Muy buena nota!

    Reply to this comment
  3. Joaquin
    Joaquin junio 09, 13:35

    Yo sé que esto no es un artículo académico, pero cuando se dicen cosas como que la figura de Maravilla estaba apuntada en parte a la clase media, ¿en qué análisis, estudio, autor, etc. se basa ese argumento? Sino francamente parece basado en el puro prejuicio.
    ¡Saludos!

    Reply to this comment
  4. toti
    toti junio 10, 01:50

    Si maravilla desfiguro el carácter popular del boxeo en función de la conquista de las clases medias, esta nota amarillista, exitista y poco rigurosa desfigura el espíritu de este espacio.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Fútbol internacional

  • tarjeta rojaAvanza la campaña internacional Tarjeta Roja a Israel

    Se le exige a la FIFA que aplique su propio reglamento y expulse a la Asociación Israelí de Fútbol por aceptar en su liga a equipos de los asentamientos ilegales en territorio palestino. También se prepara un repudio a la presentación de la selección israelí en España del próximo 24 de marzo, en partido de eliminatorias para el Mundial 2018.

  • Socrates of BrazilSócrates, el futbolista con conciencia de clase

    El mediocentro brasileño fue un mago con la pelota en los pies, pero su obra más importante se dio en lo extrafutbolístico. Revolucionario, crítico y participativo, su objetivo era aprovechar la masividad del deporte para llegar al pueblo.

  • partidoverguenzaURSS-Chile: el partido de la vergüenza

    Hace 43 años se disputaba el primer partido de un repechaje que quedaría en la historia. Pocos días después del golpe contra Salvador Allende en Chile, este país y la Unión Soviética jugaban el primer partido en Moscú. El segundo, en Santiago, lo jugó solo Chile y haciéndole un gol a nadie se clasificó al Mundial de Alemania 1974.

  • PartidoMuerteNazisEl día que a los nazis le llenaron la canasta

    Un día como hoy pero de 1942 se llevaba a cabo un partido de fútbol en la Ucrania ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Ese día el Star FC, integrado por ex jugadores del Dynamo de Kiev, vencía a un equipo de las Fuerzas Armadas alemanas y se ganaba así su sentencia de muerte, pero también, su pase a la historia.

  • barça-campeon-de-europaBarcelona: la década ganada

    Este martes 17 de Mayo, se cumplen 10 años de la obtención de la segunda UEFA Champions League del Fútbol Club Barcelona. A partir de esta conquista, comenzó una década que puso al equipo catalán en lo más alto del fútbol mundial por sus títulos y estilo de juego.

  • Grecia futbol refugiadosEl fútbol griego y un reclamo por los refugiados

    La gris y fría tarde en Larissa les tenía una sorpresa guardada a los espectadores del partido que enfrentaba al equipo local, AEL Larissa y el Acharnaikos por la Segunda División del fútbol griego. El árbitro hizo sonar el silbato. La pelota fue tocada hacia adelante, los jugadores se sentaron.