Notas

Jugadores terrenales: Pablo Michelini, el que dejó todo en la cancha

Jugadores terrenales: Pablo Michelini, el que dejó todo en la cancha
agosto 28
22:21 2016

El diario muestra una foto dura, cruel. Pablo Michelini llora desconsolado. Su mano está sujeta al cuello por una venda, se la ve inflamada. Está sentado en el piso de su casa y no mira a la cámara. Es como si el fotógrafo le hubiese pedido una foto y él se la hubiese dado solo por compromiso, porque su corazón está roto y nada lo sanará. Fue en junio de 1997 y la academia se quedaba afuera de de la Copa Libertadores en Perú, contra el Sporting Cristal. Ese era Michelini, la garra, el esfuerzo, el corazón del equipo, al que no le interesaba que las cámaras lo vean llorar.

Michelini debutó en el Deportivo Español, una tarde de marzo de 1992, en la cual el gallego venció a Gimnasia de La Plata por 2 a 1. El tercer puesto en ese campeonato fue una de las mejores campañas de Español, con Pablito de protagonista.

Eran épocas de gloria para un equipo que al finalizar la década del ’90 terminó quebrado y con dos descensos consecutivos. Pero en ese momento jugaron la vieja Copa Conmebol y liguillas para entrar a la Libertadores. Ese equipo de 1992, que venció a Boca en la Bombonera, era aguerrido pero con clase. Jugaba Pedro Catalano, Decoud, Coco Zanetti, Nelson Agoglia, Walter Parodi y Gustavo Grondona. A mitad del ’94, con 87 partidos y tres goles, Michelini se marchó a Racing.

En La Academia fue protagonista del segundo puesto en el apertura ’95 y la clasificación a la Libertadores de 1997. Delante de él estaban “Tete” Quiroz y el “Cabezón” Marini, pero Pablo se las rebuscaba para jugar. Aguerrido, pisaba poco el área rival, pero siempre ponía todo.

miche11En épocas malas, el conjunto de Avellaneda empezó 1997 con la firme idea de ganar algo. El “Coco” Basile, técnico por aquel entonces, ponía los suplentes en la Libertadores pero los titulares no lograban asentarse los domingos. Así fue que la copa empezó a ser una realidad y Racing llegó hasta semis, con Michelini que pasó de jugar en un equipo alternativo para ser parte del titular.

Era indiscutida su entrega, el correr a los rivales hasta que la cancha terminaba. Era la pata que metía pero también la que entregaba el balón a los Capria o los Delgado. Michelini era todo corazón. Así se ganó a la gente académica.

En semis Racing se topó con el Sporting de Cristal. Ganó en Avellaneda por 3 a 2 pero la estrepitosa caída 4 a 1 en Perú lo dejó sin la copa y con la mochila puesta. Fue un golpe duro para ese grupo y para Pablito. Cuando amás lo que hacés, la derrota se transforma en llanto y no hay gran campaña que pueda consolarte.

Pero el mundo de Racing en los ’90 era vertiginoso. Cuatro meses después, ya con Babington en el banco, el equipo era un manojo de nervios y no conseguía regularidad. Michelini estaba en el ojo de la tormenta y ya no servía que deje todo o que le haga un gol a Central en Avellaneda en una derrota para que, con toda la vergüenza deportiva del mundo, no lo festeje e intente reponer el balón con el equipo dos goles abajo y casi nada por jugar. A un tipo de escasos goles, Racing no le dejaba ni festejar los pocos que hacía.

Babington lo quiso limpiar un partido contra Español y fue la figura ante su ex club. Al final, lo limpiaron al inglés. Y vino Ángel Cappa, con ideas locas para ese momento. Muchos delanteros, esfuerzo para los mediocampistas. Pero Michelini no desentonó. Se transformó en uno de los mejores recuperadores del fútbol argentino y fue titular en ese Racing, que terminó tercero del Boca de Bianchi en el apertura 1998.

Pablo era referente del plantel. En marzo de 1999, cuando el torneo estaba por empezar, la síndico Ripoll dijo la frase maldita: “Racing ha dejado de existir”. Él, junto a Quiroz, Úbeda y el técnico Costas, estuvieron en la cancha, con los hinchas, el 7 de marzo, cuando llenaron su estadio y no jugaron. El club era un desastre institucional y a mitad de año se fue, un poco para descomprimir en lo económico y un poco porque quiso.

San Lorenzo fue su tercer y último club. Ese campeonato el cuervo peleó hasta el final y Pablito se adueñó del mediocampo, junto con Pusineri y un joven “Pipi” Romagnoli. Era recuperación, primer pase y salida. Pero con garra sobre todo. En el Cuervo pudo pensar solo en el juego y se fue transformando en caudillo, en un plantel de pesos pesados.

michellini 2En 2001 se convirtió en ídolo. Campeón del clausura, récord de 13 victorias consecutivas y Mercosur 2001 (primer campeonato internacional para los de Boedo). Todo desde su lugar de trabajo: el mediocampo. Porque si bien en su carrera hizo 18 goles su recuerdo es tirado en el piso, barriendo hasta con la cabeza. Si algo lo destacó es la nobleza de los recursos utilizados: con poco hacía mucho.

Pero a Pablito le quedaba una más para hacer: la Sudamericana 2002 fue su último título, convirtiéndose en uno de los cuervos más ganadores del siglo. En el partido de ida, San Lorenzo triunfó 4 a 0 en cancha de Atletico Nacional y Michelini marcó el segundo de cabeza: “Con ese gol empezamos a definir el partido porque nos pusimos 2 a 0. Es el que más presente tengo”, dijo antes de retirarse.

Caudillo y capitán, jamás escatimó esfuerzo y sudor. “Opté por no empeñar el hecho de identificarme con un club a cambio de algo más de plata”, le comentó a La Revista del Ciclón cuando le consultaron por las posibles transferencias que rechazó para seguir en San Lorenzo. El pueblo cuervo lo adoptó como ídolo, para no soltarlo más.

En 2003 se quiso ir del fútbol. A los 32 años, joven para la carrera del futbolista, una lesión crónica en la rodilla derecha lo molestaba. El último partido quiso el destino que fuese en cancha de La Academia, un Racing-San Lorenzo cerró su carrera.

Los dos clubes que lo transformaron en caudillo, en ambos ídolo. Cuando salió del túnel saludó a ambas parcialidades. A los dos minutos recuperó desde el piso una pelota que termino en pase a Germán Herrera y este convirtió. A los cinco salió de la cancha, aplaudido por las dos hinchadas. Detrás del banco de Racing una bandera pedía: “Quiero 11 Michelinis”. Levantó sus manos y señaló otra vez las dos cabeceras. Y se fue, tranquilo, con la conciencia limpia, como quien no necesita más. Porque de algo no hay dudas: dejó todo en la cancha.

Federico Cavalli – @willycavalli

Notas relacionadas

4 Comentarios

  1. Psblo
    Psblo septiembre 01, 16:04

    Gracias por lo escrito!!
    Saludos

    Pablo Michelini

    Reply to this comment
  2. Pablo Casals
    Pablo Casals septiembre 16, 21:04

    Felicito al cronista!!
    No soy de ninguno de los equipos que menciona en la nota. No admiré a Michelini. Pero la nota es muy buena.

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales

  • DSC_6851[Fotorreportaje] Los 30 mil presentes en las calles del pueblo

    Son 30 mil. Fue un genocidio. Bajo estas consignas, 500 mil personas se movilizaron en la ciudad de Buenos Aires a 41 años del golpe militar de 1976 . Las movilizaciones se vieron signadas por el repudio al gobierno de Mauricio Macri. Pero también demostraron que la memoria, verdad y justicia ya es un patrimonio del pueblo y su historia.

  • precarizacionINDEC: la informalidad laboral llega al 33,6%

    El último dato oficial corresponde al último trimestre de 2016, aunque la comparación con igual período de 2015 es imposible porque el gobierno discontinuó su publicación al asumir. En total, afecta a cuatro millones de trabajadores.

  • INADI"El interventor quiere achicar el INADI desde que asumió"

    El Interventor del INADI, Javier Buján, amenaza con el cierre de las delegaciones provinciales del organismo en caso de no encontrar un lugar gratuito donde desarrollar sus funciones. La delegada sindical Nadia Fadik afirmó están en juego cien puestos de trabajo y el carácter federal del organismo.

  • Diego MendietaPastor evangélico: "Los 30 mil han sufrido el martirio y la tortura al igual que Jesús"

    Este 24 de marzo iglesias evangélicas y comunidades católicas organizarán una columna conjunta para recordar a los 30 mil detenidos-desaparecidos. Notas entrevistó a Diego Mendieta, pastor de la comunidad pentecostal Dimensión de Fe, que participa de este nucleamiento.

  • sancorSanCor confirma reestructuración que sigue sumando despidos

    Durante la noche del martes la Cooperativa láctea SanCor mantuvo una reunión con unos 70 productores durante la que informaron acerca de su plan de reestructuración, que incluye la posible venta de las tres plantas que se cerraron hace algunas semanas y una reducción de personal que llevaría la cifra de despidos a mil.

  • industriaLa actividad industrial cayó 9,5% en febrero

    La actividad industrial sigue en caída libre, según estudios de diversas consultoras privadas. Para el mes de febrero un informe elaborado por FIEL indica una caída del 9,5%, mientras que el más reciente trabajo del Centro de Estudios Económicos Orlando Ferreres ubica la baja en 8,1%. El Indec debe dar a conocer a fines de marzo su Estimador Mensual Industrial.