Notas

La última rebelión y el amor en tiempos de bastones

La última rebelión y el amor en tiempos de bastones
noviembre 19
13:33 2016

Nina es una bella mujer que promedia los 50. Una enfermedad neurológica le impide seguir con su profesión de concertista de piano: las manos ya no le obedecen, se le van entumeciendo y la mente comienza a jugarle malas pasadas. Tiene un hijo,  joven y próspero abogado, quien ha decidido internarla en una casa para gente mayor, es decir, en un geriátrico.

Ella llega atemorizada por el cambio, pero sabe que no podrá cambiar la decisión de su hijo. El lugar no parece tan malo, las personas con las que va a convivir se bastan a sí mismas y son asistidas por una enfermera de muy buen trato que sólo les ordena las actividades y arbitra en las pequeñas rencillas cotidianas.  Son seis ancianos: Dandy, el picaflor enamoradizo; Mirón, un hombre que mira siempre por la ventana esperando que sea domingo y lo busquen sus parientes; Tito, sordo como una tapia; Vinagre, malhumorado y sarcástico; Juana, una italiana de dulce carácter y Elsa, chusma e insidiosa.

Dandy se enamora de Nina apenas la conoce. La halaga, la cuida, y finalmente la conquista. En ese tiempo Nina se ha ido incorporando al grupo. El afecto de su enamorado y el clima familiar del grupo le han permitido ir recuperando el movimiento de las manos, comenzar a tocar el piano nuevamente y mejorar el orden de su mente. El conflicto estalla cuando Dandy le propone compartir el dormitorio y le propone casamiento. Nina se sorprende, parece que la idea le gusta, pero pone como condición consultar con su hijo y lograr su aprobación.  Los compañeros, que hasta entonces recelaban de Nina y de la relación de la pareja,  apoyan decididamente la voluntad que tienen de casarse, acompañados por el apoyo de la enfermera que convive con ellos.

Luego… no, ya conté demasiado. Si quieren saber cómo sigue la historia, vayan a ver la obra. La última rebelión es una comedia dramática con un pie en el grotesco y con mucho humor.

¿Los viejos son incapaces? ¿Deben depender de la decisión de otros? ¿Han perdido su humanidad, su libertad? ¿El amor es una categoría a ser tenida en cuenta solamente por los jóvenes? ¿Los viejos no tienen más nada que ver con el sexo?

En general, los hijos deben sostener, apoyar y cuidar a los padres cuando están muy mayores o impedidos, pero ¿cuál es el límite para la toma de decisiones por quien recibe la ayuda? Podríamos ir más lejos aún: ¿el sostén debería estar a cargo de los hijos o del Estado, en ejercicio de la obligación que le corresponde con sus ciudadanos?

El elenco pone sobre el escenario una sólida actuación.  Dado que tiene muy poco texto para poner en palabras, se destaca la expresividad desde lo gestual de Judit Buchalter (Nina). Muy buen trabajo de Natalia Montenegro en su papel de enfermera. Muy buena dirección de Raul Garavaglia, coordinando movimientos en un escenario complicado, asociado a un buen trabajo con los actores y a un acertado  guión de luces.

En resumen, una buena comedia, que relata con buen humor esta historia de viejitos….Bah, viejitos las pelotas!!!

 

Ben Davis Min

la-ultima-rebelion-t_23407ch

 

Ficha técnica
Elenco
Nina: Judith Buchalter
Dandy: Eduardo Darani
Vinagre: Carlos Gambini
Elsa: Alejandra Bozzini
Juana: Nancy Silva
Mirón: Alejandro Vera
Tito: Bernardo Grebnicoff
Chichita: Natalia Montenegro
Hijo de Nina: Hernán San Martín
Dirección de Arte: Milton Moreira Muzio
Asistente de dirección: Edgardo Vázquez
Diseño gráfico: Matías Moura
Asesoramiento integral: Silvina Quintanilla
Gestora de subsidios: Marina Kryzczuk
Luces: Agustín Intile Noble
Dramaturgia, Puesta y Dirección General: Raul Garavaglia

Teatro Korinthio
Mario Bravo 437
Reservas 2044 2400.
Viernes 20.30 horas

 

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Teatro

  • porgy-and-bessPorgy and Bess: miseria y negritud

    Porgy and Bess es una ópera de muy difícil ejecución. Esta versión del conjunto sudafricano reúne una sobria escenografía y vestuario, voces de excelente factura, y una interesante interpretación del texto.

  • bastonesLa última rebelión y el amor en tiempos de bastones

    Nina es una bella mujer que promedia los 50. Una enfermedad neurológica le impide seguir con su profesión de concertista de piano: las manos ya no le obedecen, se le van entumeciendo y la mente comienza a jugarle malas pasadas. Tiene un hijo, joven y próspero abogado, quien ha decidido internarla en una casa para gente mayor, es decir, en un geriátrico.

  • conciertoBuscando la esperanza en un "Concierto para el fin del mundo”

    Por Carlos Aznárez. Durante todos los domingos de noviembre se estará presentando en el Teatro Calibán "Concierto para el fin del mundo", propuesta escénica que combina diversos formatos artísticos pero siempre con la tripulación decididamente enrolada en la batalla contra la invasión cultural colonizadora.

  • jackelinJackelin tiene un límite, o la vida no es una guaraña

    Vuelve a escena Jackelin tiene un límite, unipersonal de Ariana Caruso. Un drama con tonada guaraní y muchos momentos de humor que plantea "un mensaje feminista y de contenido social, que observa y critica el rol de la mujer, colocando en el centro de la escena a una que no plantea precisamente reivindicaciones de género".

  • ruidosCrónica de una separación anunciada

    Ruidos, la obra dirigida por Fernando Lozano, aborda inteligentemente y con humor el largo y difícil proceso que suele pasar un hombre que sabe que tiene que separarse de su pareja, pero va dilatando la decisión. Su mujer, su padre, su madre y hasta su psicoanalista aparecerán para ayudarlo o confundirlo en la recorrida y balance final de una relación de pareja que ha llegado a su fin.

  • dos-mariasLas dos Marías y la resistencia del color

    Las dos en punto recupera a dos personajes tradicionales de Santiago de Compostela a través de los que recorrerá la historia reciente de España, desde las esperanzas revolucionarias hasta el fin de la dictadura franquista. Desde la locura, las hermanas Fandiño Ricart se constituyeron en baluartes de defensa de la vida, el color y la alegría.