Notas

Inmigración y xenofobia

Inmigración y xenofobia
noviembre 20
21:31 2016

Por Lucas Villasenin. El senador Miguel Ángel Pichetto atacó hace un par de semanas a los inmigrantes. Acusó a los peruanos por el narcotráfico, los responsabilizó por la saturación del sistema educativo y de salud. También por el aumento de la pobreza.

Esos pilares del pensamiento de quienes odian a los inmigrantes buscan sembrar el miedo en la mayoría de la población instalando el imaginario de que no hay control migratorio. Los argentinos seríamos “tontos” y tendríamos que dejar de serlo implementando políticas restrictivas hacia quienes desean vivir en nuestro país.

Información básica sobre la inmigración

Según datos de la ONU del año 2015, el 4,6% de la población que habita en Argentina nació en el extranjero llegando a un total de dos millones de personas. Nuestro país ocupa el lugar 29 en el ranking mundial y es el que cuenta con más inmigrantes en América Latina.

Las estadísticas de la Dirección Nacional de Migraciones determinan que 2.200.000 personas han registrado su radicación en el país entre 2004 y 2014. El 40% proviene de Paraguay, el 25% de Bolivia y el 14% de Perú. En proporciones menores le siguen quienes han nacido en Colombia, Chile, Paraguay y Uruguay.

Según el Censo Nacional de 2010 la mayoría de los y las inmigrantes tienen entre 15 y 64 años y residen en Capital Federal y Gran Buenos Aires. La oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en un informe del año 2015, destacó que la mayoría que migra y trabaja en el país son mujeres. Y también señaló el aumento sustancial de la precarización laboral entre la población inmigrante.

Un siglo atrás, en la Ciudad de Buenos Aires. más de la mitad de la población había nacido en otros países. La política xenófoba se expresaba en la Ley de Residencia sancionada en 1902 que permitía expulsarlos sin juicio previo y era utilizada como una herramienta de disciplinamiento social.

Hoy por hoy, en un contexto de crisis económica, los inmigrantes vuelven a ser presentados por las élites políticas como chivos expiatorios de los problemas de los argentinos.

Cambiando fraternidad por criminalización

La Ley de Migraciones sancionada en 2004 reconoce a la migración como un derecho y asume la necesidad de regularizar a quienes deciden venir a vivir a la Argentina. Ante la presencia de migrantes con infracciones administrativas, el Estado asume una política que facilite la regularización y no lo concibe como un delito.

Para la implementación de políticas migratorias acordes a esa ley surgieron los Programas Patria Grande o Abordaje Territorial que facilitaban la regularización. Ambos han dejado de funcionar en los últimos meses.

Pero la política Cambiemos, alejada del petardismo mediático de Pichetto, no solo busca terminar con los derechos de los migrantes sino que intenta criminalizarlos. Desde la llegada del macrismo al gobierno se duplicaron los operativos para identificar a migrantes irregulares. Y se anunció en agosto la apertura del un centro de detención para migrantes desde la Dirección Nacional de Migraciones, el Ministerio de Seguridad de la Nación y el misterio de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Como en otras políticas del nuevo gobierno abunda la hipocresía. Mientras se criminaliza la migración existente se compromete a recibir a 3 mil refugiados de la guerra en Siria. Pero en este compromiso lo que más pesa no es la fraternidad sino la voluntad de cumplir con los pedidos del gobierno de Estados Unidos.

Ganarle a la xenofobia

El investigador en lingüística cognitiva George Lakoff en sus libros No pienses en un elefante y Puntos de reflexión defiende la tesis de que quienes imponen los marcos conceptuales en los debates políticos son quienes triunfan. Sus estudios se focalizan en la sociedad estadounidense y en las derrotas del progresismo respecto a los conservadores en temas fundamentales para la vida del país (como lo fue la llamada “guerra contra el terrorismo” impuesta por la administración Bush).

No alcanza solo con las estadísticas que demuestran las falacias que vinculan a la migración con los problemas del desempleo, la falta de acceso a la salud y a la educación pública. Menos aún aquellas que la vinculan con los problemas de violencia y criminalidad. Ganarle a la xenofobia en un contexto de crisis requiere ganar el marco en el que se va a dar esta lucha. Implica asumir que la migración es un derecho y que asociarla directamente a esas problemáticas es profesar odio hacia los inmigrantes.

En Argentina eso es lo que sucede con las políticas de Cambiemos, las declaraciones de Pichetto y la forma en que aborda una parte del periodismo el debate. No hay un “problema migratorio” sino derechos que el Estado tiene que comprometerse a cumplir.

1-migrar-1Como las palabras ejercen su poder no hay que permitir hablar de algo así como “inmigrantes ilegales”. Quienes viven en el país y no han cumplido con sus correspondientes trámites migratorios no cometen ningún tipo de delito estipulado en el código penal. Migrar es un derecho y regularizar trámites es un tarea administrativa. La criminalización de la migración va en contra de la misma Constitución que en su Preámbulo sostiene está hecha “para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino” y sostiene que “los extranjeros gozan en el territorio de la Nación de todos los derechos civiles del ciudadano”.

Lo que sí es ilegal en nuestro país es “combatir” la inmigración pues implica no reconocer un derecho adquirido. Eso es lo que impulsan quienes hacen declaraciones xenófobas y deciden abrir centros de detenciones para migrantes.

Vencer a la xenofobia implica imponer este marco conceptual todos los días y abrir la necesidad de debatir los principales problemas de la migración en nuestro país que se vinculan al acceso del trabajo digno y a los derechos sociales. Pero, ante el cambio de políticas del macrismo, tampoco alcanza solo con ponerle el nombre a las cosas o tener una legislación migratoria que es ejemplo en el mundo. Por esa razón este martes por la tarde organizaciones de migrantes convocan a movilizar al Congreso para defender sus derechos y rechazar la creación del centro de detención que impulsa Cambiemos.

@villaseninl

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Opinión

  • MadresMarzo es uno solo

    Por Ulises Bosia. Este viernes se cumplen 41 años del inicio de la dictadura militar genocida, respaldada e integrada también por sectores civiles, empresariales, eclesiásticos y de la cultura. Convocada “contra la miseria planificada” del gobierno, la movilización del 24 se suma a este marzo caliente con su propia impronta.

  • Educación PúblicaNo nos caímos en la escuela pública

    Por Ariel Tokman. Nadie nos tiró a la escuela pública, llegamos por decisión propia. En nuestras familias y comunidades la elegimos por ser el lugar de lo común y de encuentro con otros. No caímos ni aterrizamos en la escuela pública, formamos parte de ella y con nuestro aporte la hacemos y la re-inventamos todos los días.

  • Notas trabajandoTres años de periodismo popular

    Por Santiago Mayor. Este domingo 19 de marzo Notas cumplió su tercer año de vida. Si bien muchas cosas han cambiado en el país y el mundo desde nuestro nacimiento a principios de 2014, la apuesta por un periodismo popular sigue vigente y cobra más fuerza en la etapa actual.

  • AFAtvSobredosis de TV (paga)

    Por Sebastián Tafuro. En medio de la fuerte crisis que se desató en la AFA desde la muerte de Grondona, esta semana se definió que Fox-Turner tendrá los derechos de televisación y Torneos y Competencias volverá a hacerse cargo de la producción integral de contenidos. Un paso atrás para la sociedad.

  • incidentes"De feminismo no sé un carajo"

    En horas de la madrugada de este jueves las redes sociales comenzaron a hacer circular la noticia de que había habido por lo menos 20 detenidas después de la enorme movilización por el 8 de marzo. Pero los medios masivos eligieron enfocarse en los "incidentes frente a la Catedral". Falta muchísimo.

  • corderaGustavo Cordera: misoginia y banalización del Psicoanálisis

    Por Juan Pablo Pulleiro y Romina Paspardi. En la última semana Gustavo Cordera volvió a expresar sus ideas misóginas. El cantante acudió a una reversión de sus dichos, y, simultáneamente, se apoyó en el recurso de la autoridad del autor: el contenido de lo dicho es verdad porque lo dijeron Freud y Lacan.