Clima United States of America, Ashburn United States of America, Ashburn +25°C

Notas

Rediscutir los convenios colectivos: una puerta al recorte de derechos

Rediscutir los convenios colectivos: una puerta al recorte de derechos
noviembre 22
21:07 2016

Por Federico Dalponte*. El mundo del trabajo tiene voces autorizadas y expertos de todo color. De izquierda a derecha se multiplican los casos de asesores de rumbo diverso y experiencias divergentes. La Unión Industrial Argentina, sin ir más lejos, tiene eminentes conocedores de cuña empresarial aunque con sólida formación académica.

En ese universo de grises, la impericia de Mauricio Macri acerca del mundo laboral no tiene parangón. Desconoce el funcionamiento del sistema de normas, menosprecia las experiencias pasadas y, como consecuencia, pronuncia frases francamente desmedidas. Pero con todo, su ideología emerge tan clara como preocupante.

El último dicho, el más reciente, fue pronunciado durante el lanzamiento de un plan de capacitación a cargo de la multinacional Internet Media Services. Allí propuso, concretamente, “discutir todos los convenios laborales de vuelta” para adaptarlos al siglo XXI.

La frase, descontextualizada, parece sensata. Y en parte lo es. La mayoría de los convenios colectivos data de la ronda de negociaciones de la década de 1970. Desde allí hasta hoy, muchas cláusulas fueron renegociándose, pero en lo sustancial no hubo grandes cambios.

El problema, claro, es el contexto. Durante la última década varios expertos laboralistas como Mario Elffman u Oscar Valdovinos bregaron a favor de incorporar a las negociaciones temas novedosos y urgentes. Evitar -planteaban- que en paritarias sólo se forcejeen guarismos salariales y debatir también acerca del trabajo no registrado, la no discriminación, la formación profesional, etcétera, hoy todos puntos ausentes de los convenios.

A su turno, en 2008, el ministro de Trabajo Carlos Tomada tomó la posta e hizo suyo el reclamo. Así, la Subsecretaría de Relaciones Laborales, comandada entonces por Álvaro Ruiz, fomentó la realización de talleres, capacitaciones y la publicación incluso de material de divulgación. Todo ello con resultados relativos, aunque en definitiva la propuesta estaba encaminada.

En ese contexto, la novedad macrista de este tiempo incluye una fórmula curiosa: pretender rediscutir lo ya discutido, “discutir de vuelta”, dice él; cuando lo lógico sería discutir lo nuevo, lo nunca discutido.

Los convenios: el reaseguro de la protección

Los trabajadores cuentan con diversos niveles de protección. El primero, por supuesto, es la ley. Ningún empresario puede sustraerse a ella y su cumplimiento es obligatorio para todos por igual.

Por encima de las leyes, el segundo nivel es el convenio colectivo. Los sindicatos y las cámaras empresariales, en uso de su libertad, pueden negociar lo que les plazca con el objeto de adaptar la generalidad de la ley a la especificidad de cada actividad. Sólo un punto los condiciona: pueden mejorar allí las condiciones laborales, pero nunca empeorarlas.

Rediscutir la totalidad de los convenios implica entonces poner en cuestión todos los derechos que, por encima del mínimo legal, conquistaron los trabajadores organizados. La adaptación a la modernidad, esa entrada al siglo XXI que propone el presidente, esconde así un costado menos filantrópico.

Las leyes que garantizan derechos son difíciles de modificar. Se necesitan mayorías, ganar el debate público, doblegar opositores. En definitiva, es demasiado arduo.

Dinamitar derechos a través de la rediscusión de los convenios parece en cambio más sencillo. Máxime en tiempos en los que el poder estatal y el empresarial suman más que la voluntad de los diversos gremios.

“Al aferrarnos a esos convenios lo que hacemos es debilitar los puestos de trabajo que tenemos”, agregó Macri, avivando el fantasma de la desocupación.

La vigencia: el antecedente «Banelco»

El mundo de la modernidad puede ser conquistado a través de las leyes. Es lo que impulsaría un presidente conocedor del universo laboral. Y allí es donde se abren algunos interrogantes de cara al futuro. Porque si bien es cierto que los sindicatos pueden negarse a renegociar los acuerdos actuales, bastaría con modificar su vigencia por ley para forzarlos a hacerlo.

Si los convenios no caducan nunca es porque así lo dispuso alguna vez la ley 14.250. Aunque siempre fue objeto de debate. En el año 2000, por caso, ley «Banelco» mediante, se limitó la vigencia de los convenios para forzar a las partes a renegociar sus cláusulas periódicamente.

Y si bien aquella norma fue derogada cuatro años más tarde, es algo similar a lo que hoy propone Macri, aunque por ahora sólo apelando a la buena voluntad de los gremios.

En cualquier caso, sería aventurado hacer mayores pronósticos. De momento, existe un presidente que cree que al siglo XXI se ingresa modificando los convenios colectivos y un empresariado voraz interesado en renegociar hoy mismo todos los acuerdos. El objetivo: recortar derechos. Saben ciertamente que nunca estarán en una posición más ventajosa que la actual.

@fdalponte

*Abogado laboralista (UBA)

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Análisis

  • trump-2Trump, la derecha del Congreso y Almagro en la nueva ofensiva contra Venezuela

    Por Fernando Vicente Prieto. En una carta enviada a Trump, 34 legisladores republicanos y demócratas piden enviar “un poderoso mensaje a Maduro y el pueblo venezolano”. La acusación contra Tareck El Aissami y el rol del presidente de la OEA.

  • corteLa “grieta”, o el problema de la mirada artificial del conflicto

    Por Matías Artese, Jorge Castro Rubel y Hernán Tapia. Una encuesta sobre las divisiones nacionales y la conflictividad social entre trabajadores asalariados muestra un panorama más complejo en el que, por ejemplo, el supuesto rechazo a los cortes de calle como forma de lucha no es tan generalizado como nos quieren hacer creer.

  • HightonEl gobierno contra Highton: ¿torpeza o jugada magistral?

    Por Federico Dalponte. El Ejecutivo definirá esta semana si apela el fallo que avaló la continuidad de la jueza suprema. Entre defender una causa perdida y liberar un puesto en el máximo tribunal, el incidente evidencia otra vez los zigzagueos de Cambiemos ante conflictos evitables.

  • Trump-Política ExteriorTrump y el nuevo tablero mundial

    Por Leandro Morgenfeld*. ¿Qué perspectivas se abren a nivel mundial con la llegada de Trump al poder? ¿Se superan las tensiones con Rusia? ¿Se viene una confrontación con China? ¿Se termina la histórica alianza con Europa? ¿El acercamiento al premier israelí es el preludio de una agresión a Irán? ¿Qué puede esperar América Latina, cuando los hispanos aparecen como el blanco predilecto de la xenofobia del magnate?

  • Unidad de los patriotas¿Se debe criticar la revolución?

    Por Marco Teruggi, desde Caracas. El debate podría esquematizarse en dos posiciones: criticar le hace el juego a la derecha, no criticar le hace el juego a los sectores burocráticos internos. Planteado así, resulta improductivo. En particular en esta época encendida.

  • elecciones PBAArmando y desarmando de cara a octubre

    Las discusiones sobre los armados políticos de cara a las elecciones de octubre en la provincia de Buenos Aires ya comenzaron. Mientras Cambiemos se refuerza con la inclusión de intendentes peronistas, el PJ busca mostrar una foto de unidad y el Frente Renovador tantea al GEN.