Notas

La última vez que la bandera de la URSS flameó sobre el Kremlin

La última vez que la bandera de la URSS flameó sobre el Kremlin
diciembre 25
21:49 2016

El 25 de diciembre de 1991, el último presidente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Mijaíl Gorbachov, presentó su renuncia. Formalmente, la potencia mundial que marcó la historia del siglo XX, había dejado de existir semanas atrás.

Los últimos días de la URSS fueron turbulentos, los hechos se sucedieron uno tras otro en una espiral que pareció imparable.

Durante 1991 la situación se volvió insostenible. Ya desde fines de 1990 y durante el año siguiente distintas repúblicas que integraban la Unión proclamaron su independencia (Estonia, Letonia y Lituania) o votaron en sus respectivos parlamentos declaraciones de “soberanía estatal” (Rusia y Ucrania).

Previamente, la caída del muro de Berlín (1989) y de varios gobiernos de Europa del Este así como la crisis económica interna -que intentó contrarrestar la Perestroika de Gorbachov- venían minando el poder soviético.

En este escenario, un grupo de miembros del gobierno, el ejército y la KGB intentaron dar un golpe de Estado en el mes de agosto contra las reformas del presidente y para frenar la sangría de repúblicas. Por falta de apoyo la intentona fracasó y aceleró aun más los acontecimientos.

Boris Yeltsin, presidente de Rusia (no de la URSS) que había renunciado al Partido Comunista de la Unión Soviética un año antes, impulsó la firma del Tratado de Belavezha. Este se concretó el 8 de diciembre y además de Yeltsin lo suscribieron Stanislav Shushkévich, presidente de la República Socialista Soviética de Bielorrusia, y Leonid Kravchuk, su par ucraniano. Allí señalaron que la URSS dejaba de existir “como sujeto de Derecho Internacional y realidad geopolítica”.

Los mandatarios de estos tres Estados informaron su decisión a Gorbachov por teléfono.

El 21 de diciembre, en Alma Ata, la entonces capital de Kasajistán, 11 de las repúblicas soviéticas -todas menos Lituania, Letonia, Estonia y Georgia- suscribieron el tratado para conformar la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y asestaron la estocada definitiva a la Unión Soviética.

La salida de Gorbachov y el triunfo de las élites nacionales

Fue así que en la Navidad de 1991 el último presidente de la URSS dio su discurso de renuncia por la televisión nacional. En los hechos Gorbachov ya no presidía ningún Estado ni tenía poder real sobre las repúblicas soviéticas.

“Las cámaras de televisión estadounidenses estaban allí intentando captar escenas de júbilo pero no consiguieron ni una sola imagen. La CNN filmó a un grupo marginal de cuatro o cinco personas tocando el acordeón y bailando, y transmitieron esa noticia al mundo. Nada que ver con la realidad. Fue un día sombrío y extraño”, declaró Rafael Poch, corresponsal del diario español La Vanguardia en Moscú entre 1988 y 2002.

Poch explicó que nadie festejaba, pero tampoco lloraban. La sensación generalizada era de “estupefacción”, dijo a Sputnik News.

Desde su perspectiva “nadie imaginaba el desmoronamiento” de la segunda potencia mundial. E incluso descarta las teorías que relacionaron el derrumbe de la URSS con factores externos como “la mano firme de Ronald Reagan”, la “influencia del Papa Juan Pablo II”, o incluso “la puja entre los nacionalismos”.

Por el contrario hizo foco en la propia clase dirigente que consideraba agotado el proyecto soviético y buscaba cuotas de poder que solo podría alcanzar con la independencia de sus repúblicas. Para conquistar el poder, “el grupo de Boris Yeltsin -que fue el primer presidente de la Federación Rusa entre 1991 y 1999-, tenía que disolver el súper Estado soviético y eso es lo que ocurrió porque el sistema estaba muy oxidado con una situación socio económica muy crítica”, analizó.

Fue así que aquella fría noche moscovita de diciembre, tras el discurso de Gorbachov, la bandera de la URSS fue arriada del Kremlin por última vez.

Extrañar sí, volver no

Con motivo del 25° aniversario de la disolución de la URSS, el Centro Levada realizó una encuesta a la población rusa. El 56% de las y los entrevistados sostuvo que “lamenta” la caída del Estado soviético, lo que implica un leve crecimiento en relación al 54% del año pasado. Al mismo tiempo el 28% -contra un 37% en 2015- respondió de manera opuesta.

No obstante estos números no corren en paralelo con los de quienes pretenden restablecer el viejo sistema. En 2001 un 30% de la población quería “volver al comunismo” mientras que ahora ese número se redujo al 12%.

En 2011 el presidente ruso, Vladimir Putin, resumió muy bien este sentimiento en una frase: “Quien quiere volver a la URSS, no tiene cerebro; pero quién no la extraña, no tiene corazón”.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Opinión

  • MadresMarzo es uno solo

    Por Ulises Bosia. Este viernes se cumplen 41 años del inicio de la dictadura militar genocida, respaldada e integrada también por sectores civiles, empresariales, eclesiásticos y de la cultura. Convocada “contra la miseria planificada” del gobierno, la movilización del 24 se suma a este marzo caliente con su propia impronta.

  • Educación PúblicaNo nos caímos en la escuela pública

    Por Ariel Tokman. Nadie nos tiró a la escuela pública, llegamos por decisión propia. En nuestras familias y comunidades la elegimos por ser el lugar de lo común y de encuentro con otros. No caímos ni aterrizamos en la escuela pública, formamos parte de ella y con nuestro aporte la hacemos y la re-inventamos todos los días.

  • Notas trabajandoTres años de periodismo popular

    Por Santiago Mayor. Este domingo 19 de marzo Notas cumplió su tercer año de vida. Si bien muchas cosas han cambiado en el país y el mundo desde nuestro nacimiento a principios de 2014, la apuesta por un periodismo popular sigue vigente y cobra más fuerza en la etapa actual.

  • AFAtvSobredosis de TV (paga)

    Por Sebastián Tafuro. En medio de la fuerte crisis que se desató en la AFA desde la muerte de Grondona, esta semana se definió que Fox-Turner tendrá los derechos de televisación y Torneos y Competencias volverá a hacerse cargo de la producción integral de contenidos. Un paso atrás para la sociedad.

  • incidentes"De feminismo no sé un carajo"

    En horas de la madrugada de este jueves las redes sociales comenzaron a hacer circular la noticia de que había habido por lo menos 20 detenidas después de la enorme movilización por el 8 de marzo. Pero los medios masivos eligieron enfocarse en los "incidentes frente a la Catedral". Falta muchísimo.

  • corderaGustavo Cordera: misoginia y banalización del Psicoanálisis

    Por Juan Pablo Pulleiro y Romina Paspardi. En la última semana Gustavo Cordera volvió a expresar sus ideas misóginas. El cantante acudió a una reversión de sus dichos, y, simultáneamente, se apoyó en el recurso de la autoridad del autor: el contenido de lo dicho es verdad porque lo dijeron Freud y Lacan.