Clima United States of America, Ashburn United States of America, Ashburn +4°C

Notas

Recesión transparente: aumentaron las cuotas y el precio contado no bajó

Recesión transparente: aumentaron las cuotas y el precio contado no bajó
febrero 05
22:34 2017

El gobierno de Mauricio Macri decidió implementar el plan llamado “Precios transparentes” que básicamente consiste en la obligación para los comercios minoristas de diferenciar el precio de contado de los productos del financiado en cuotas con tarjeta de crédito, separando el Costo financiero Total (CFT) del financiamiento del precio en un pago.

La resolución de la Secretaría de Comercio, publicada el pasado 25 de enero en el Boletín Oficial, establece la prohibición de efectuar diferencias de precio entre el pago contado y con tarjeta en un pago con tarjeta de débito o crédito. También obliga a los comercios a exhibir el precio de contado diferenciado del precio total financiado, especificando el monto de cada cuota, prohibiendo además que en la publicidad de los productos se incluya la frase “sin interés” en los casos en que el CFT se haya trasladado al precio. Para los comercios que no cumplan con estas pautas se prevén multas de hasta cinco millones de pesos.

El objetivo declarado del proyecto era el de conseguir que bajaran los precios de los productos adquiridos de contado o en un pago con medios electrónicos entre un 15 y un 20%. Sin embargo, el propio Miguel Braun, titular de la Secretaría de Comercio, admitió hace algunos días que el gobierno “no garantiza” este descenso de los precios: “La medida no garantiza que bajen los precios. El Gobierno no controla los precios: con esta medida se busca crear un marco de mayor competencia y transparencia, que llevará a que los consumidores tengan mejores ofertas y precios”. “Si esto no pasa, porque los comercios se cartelizan, los precios no van a bajar”, concluyó. En este caso se prevé la intervención de oficio la Comisión de Defensa del Consumidor.

El plan “Precios transparentes” comenzó a aplicarse a partir del 1 de febrero y los primeros días de operación demostraron que sucedió lo que todas las organizaciones de defensa del consumidor anticiparon que iba a pasar. Es decir, los precios de contado no bajaron, o lo hicieron en un porcentaje ínfimo, mientras que los precios financiados en cuotas registraron aumentos de hasta un 70%.

El golpe mortal sobre los planes Ahora 12 y Ahora 18 genera no sólo un impacto brutal sobre los consumidores, que ven esfumarse sus únicas herramientas de acceso a bienes que para sueldos promedio de 8 mil pesos resulta imposible adquirir de contado, sino que también es una pésima noticia para los pequeños y medianos empresarios y comerciantes que ven esfumarse el último sostén de un consumo que ya venía decididamente en baja.

La Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que inicialmente había apoyado la medida, a los tres días de su implementación emitió un durísimo comunicado en el que en primer lugar explican que el 80% de los comercios Pyme “no comprende la medida ni cómo instrumentarla”. Luego denuncia que lejos de las promesas del gobierno de que los precios caerían un 20%, lo que en realidad ocurrió es que frente al escenario económico recesivo la mayoría de los comercios ya venían aplicando descuentos o promociones especiales para el pago de contado por lo que “no tienen margen para seguir bajándolos”.

CAME manifestó su preocupación porque “todo esto se produce en un contexto de varios meses de contracción de la demanda” y agregó que luego de una serie de reuniones con más de 150 comerciantes y un relevamiento sobre 357 comercios minoristas del país se constató que el 28% de los comercios analizados no implementó la norma porque no la entiende, otro 31,9 no la aplicó porque ya cobraba precios diferentes por pago en efectivo y pago en cuotas y el 20,2% no la implementó porque no acepta tarjetas o sólo lo hace para un pago. De lo que resulta que más del 80% de los comercios Pyme no está aplicando la norma.

El relevamiento de CAME también establece que apenas el 4,8% de los comercios aplicó rebajas de entre el 5 y 10% por el pago contado, mientras que el 15,1 mantuvo el valor en efectivo y aumentó el precio financiado. En la web se multiplican los ejemplos de relevamientos de particulares o de organizaciones de defensa del consumidor que no sólo constatan una violenta suba del precio en cuotas (hasta 70% en algunos casos) sino también importantes aumentos en efectivo. Muchos comercios locales, como suele ser habitual, aprovecharon los anuncios oficiales para subir el precio y luego aplicar el supuesto descuento sobre ese valor ya aumentado.

El comunicado de CAME insta a abrir un “período de adaptación” para la aplicación de la medida ya que sí no es clara “puede terminar siendo perjudicial”. Durante el pasado año la entidad venía repitiendo que si las ventas no eran peores se debía a los descuentos y a los planes de financiamiento. Ahora esos planes se desnaturalizaron a tal extremo que es como si los hubieran cancelado. Desde el Gobierno llaman a esperar que la situación se reacomode por sí misma a medida que los comercios vayan entendiendo la nueva dinámica.

Si la competencia entre los comercios no lograra hacer que los precios bajen debido a una eventual cartelización por la que las grandes cadenas se pongan de acuerdo en una serie de precios de piso, el oficialismo planea incentivar la competencia abriendo aún más las importaciones. Hace algunos días el ministro de Producción Francisco Cabrera confirmó esta línea de acción: “Hay básicamente tres herramientas para hacerlo, y la que es a corto plazo y mucho más efectiva, es la competencia por el comercio internacional, es decir, la apertura para que se compita con artículos importados cuando se dispara algunos precios en el mercado interior”.

Según algunos analistas económicos, lo que parece una apuesta insólita a destruir la única herramienta de fomento del consumo que iba quedando tiene lógica en el esquema económico oficial que apuesta a contener la inflación recortando siempre por el mismo lugar. Ya que por un lado se aprueban aumentos en servicios, nafta o prepagas, la única forma de mantener la inflación por debajo del 17% previsto para 2017 pasa por seguir enfriando la economía y deprimiendo el consumo. El intento de cerrar paritarias a la baja para los próximos meses va en el mismo sentido.

Notas relacionadas

1 Comentario

  1. mithrila
    mithrila febrero 07, 10:36

    yo no vi bajar ningún precio… solo subir y subir.
    Les dejo este petitorio para quién lo quiera firmar, por lo menos tengo menos impotencia de sentir que estoy haciendo algo para que las cosas cambios, como minímo dejar expuesta esta mentira. Copien esta dirección en el navegador y así firman el petitorio para “hacerles notar” que esta medida nos perjudica y que los precios no bajaron, sino que subieron. https://www.change.org/p/francisco-cabrera-ministro-de-producci%C3%B3n-y-cuotas-sin-inter%C3%A9s?recruiter=52477974&utm_source=share_petition&utm_medium=email&utm_campaign=share_email_responsive

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Nacionales