Notas

El Sub 20 empató con Brasil y la clasificación es una gran duda

El Sub 20 empató con Brasil y la clasificación es una gran duda
febrero 09
02:00 2017

La selección argentina sub-20 empató sobre la hora contra Brasil y está sumamente complicada para clasificar al mundial de Corea, ya que debe golear en la última fecha o esperar una caída brasileña.

Los chicos volvieron a mostrar los errores defensivos de todo el torneo. A los nueve minutos de empezado el partido, un pelotazo frontal al área argentina se coló entre los dos centrales para que Richarlysón la baje frente al mal cierre de Nahuel Lucero y ponga a Brasil en ventaja.

Después del horror defensivo, el técnico argentino, Claudio Úbeda, adelantó las líneas y la selección presionó más adelante la floja salida de los centrales brasileros. Por las bandas llegaban las mejores ideas, con Tití Rodríguez y Brian Mansilla acercándose peligrosamente. Lautaro Martínez peleaba solo en el centro del ataque.

Otro punto favorable en el primer tiempo fueron las pelotas paradas a favor de los pibes argentinos: de arriba se ganó casi siempre. Fue así que a los 25 minutos Cristian Romero peinó un centro y Mansilla por detrás la empujó al fondo del arco.

Argentina fue más en ataque que su par brasileño, pero en defensa continuaron los desfasajes que generaban peligro en el arco de Cambeses.  Los dos centrales nunca se mostraron firmes y las bandas tuvieron su peor partido del campeonato, tanto defendiendo como atacando.

El segundo tiempo empezó como se fue el primer: Argentina dominando y Brasil esperando. Los verdeamarelos no tuvieron la idea de atacar y trataron de demorar desde el comienzo de la segunda parte. Solo eran interesantes cuando el balón pasaba por los pies del capitán, Caio.

La salida de Mansilla (el mejor nuestro) por Conechny debido al cansancio fue un paso atrás en la idea de ir en busca del gol que le de la victoria y la tranquilidad. Úbeda tardó muchísimo en romper el doble cinco y avanzar en el campo rival, a pesar del cambio de actitud de los chicos.

A los 63 minutos, tras una fuerte y tonta falta de Romero, vino un centro donde el árbitro chileno Roberto Tobar vio una falta de Belmonte que no existió. Felipe Vizeu lo convirtió. Previo a eso, Barco ingresó por Belmonte. Tarde como siempre.

Los pibes sintieron el golpe y quedaron mareados en la cancha. De no ser por las pocas ganas de los brasileños por atacar, el partido podría haberse resuelto antes. Esa apatía del rival le dio algo de esperanza al equipo.

Zaracho, de flojísimo nivel ayer, salió por Miérez, en busca de sumar compañía para Martinez. Pero los errores se repitieron hasta el final: malos centros, decisiones individualistas, exceso de pelotazos y apuro excesivo. Conechny fue el único que quiso mantener la calma, pero desperdició dos chances claras para empatar.

En el último minuto de los cinco que adicionó el árbitro, cuando Argentina estaba derrumbada y era todo pelotazos de Cambeses, Valenzuela le cedió la pelota a Conechny, que con un centro preciso encontró a Martínez al filo del offside para que este clavara de cabeza el empate.

Los chicos quedaron muy complicados para clasificar. Deben golear a Venezuela por cinco goles (rival que podrían haber dejado eliminado en primera fase) o esperar un resultado favorable de Colombia (eliminada) sobre Brasil.

Queda una fecha y la selección nunca mostró la jerarquía colectiva para ser un equipo. Hasta acá solo fue un cúmulo de pobres arrestos individuales y fallas graves en todas las líneas. A esto se le suma un cuerpo técnico que no supo resolver lo que ocurría en cancha y esperó demasiado para ir en busca de resultados.

El sábado a las 18 se enfrentan con Venezuela para cerrar su participación en el hexagonal final. Clasificados o no, esta selección tiene muchos problemas y poco tiempo para solucionarlos. Que el milagro ocurra sólo para replantearse todo.

Federico Cavalli – @willycavalli

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros