Notas

Sócrates, el futbolista con conciencia de clase

Sócrates, el futbolista con conciencia de clase
febrero 21
01:08 2017

La censura muchas veces produce el efecto contrario: genera mayor interés. Un claro ejemplo puede verse en la vida de Sampaio de Souza Vieira de Oliveira, más conocido como Sócrates. A los 10 años, vio como su padre quemaba libros sobre socialismo y comunismo. Trataba de proteger a su familia del Golpe de Estado que sacudió a Brasil en 1964. Aquella imagen le quedó grabada y quiso conocer cómo era aquel mundo lleno de problemas.

Su primer paso fue ser feliz como la mayoría de los niños nacidos en Brasil: jugando a la pelota. Era distinto. Virtuoso y elegante, pero sobre todo inteligente. Debutó en Botafogo, y a pesar de no jugar muy cerca del arco rival, fue el goleador del Campeonato Paulista de 1976. Por ese entonces, ya se distinguía también afuera de la cancha: estudiaba Medicina.

Tras cuatro temporadas en Botafogo, emigró a Corinthians, donde no siempre pasó buenos momentos. En una oportunidad, la hinchada no los dejó salir del vestuario después de una derrota. Sócrates respondió primero en la cancha, con un nivel altísimo, muchos goles pero ningún tipo de festejo. Por esto último, los hinchas volvieron a increparlo, pero se mantuvo firme: el equipo no debía jugar al ritmo de la tribuna, sino al revés. Así ganó su confianza y paciencia. Los logros comenzaron a llegar. En su paso por el gigante de San Pablo obtuvo tres títulos y se ganó el amor de todos. Fue allí también donde consiguió ganarse un lugar en la Selección.

Pero más importante que las copas ganadas fue la famosa Democracia Corinthiana que se inició en el club. Liderados por Sócrates, Casagrande y Zenón, el plantel comenzó a incidir de forma profunda en la realidad del club. Todo se decidía mediante el voto: las contrataciones, reglas de concentración y hasta la elección del entrenador. Jugadores, dirigentes, cuerpo técnico y utileros tenían la misma importancia.

Sócrates amaba saber cada día más. Le gustaba intercambiar ideas y beber en los bares. También fumaba muchísimo a pesar de ser futbolista. Sólo un mes abandonó el cigarrillo, para jugar el Mundial de España 1982. En aquel certamen fue el capitán de la Selección Brasileña que jugó un fútbol vistoso, elegante y artístico. La idea era inspirar alegría, quedar en la historia.

Por eso en tierras cariocas se recuerda mucho el 3-1 a Argentina, que venía de salir campeón en 1978. Aquel día la Verdeamarelha brilló y superó con facilidad a la Albiceleste de César Luis Menotti. Diego Maradona se fue expulsado. Brasil era el gran favorito pero tropezó ante Italia: perdió 3-2 cuando con el empate clasificaba a semifinales. Pero aquella Selección no sabía hacer otra cosa que jugar para llegar al arco rival. Para muchos, allí se terminó el estilo alegre que siempre identificó a Brasil. El eterno debate entre jugar bien o ganar colmó el centro de la escena, y ya no se volvió a ver un fútbol tan artístico, a excepción de individualidades magistrales como Romario, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho, Kaká y Neymar.

Por aquel entones la Dictadura comprendía que no podría perpetuarse en el poder, y negociaba una salida lenta y gradual. Los jugadores de Corinthians se movilizaron para exigir elecciones inmediatas. Fueron protagonistas importantes en el movimiento Directas YA, apareciendo en marchas, debates y con frases en sus camisetas como “quiero votar para Presidente”. Sócrates se ganó el respeto de todos los futboleros brasileños, tal y como había pensado. Es que, siempre supo que el fútbol era parte importante de la cultura de su país, y por ende, una herramienta para llamar la atención del pueblo. Su lema era: “Ganar o perder, pero siempre con democracia”.

Perezoso y con poca preparación física, Sócrates recurrió al arte para salir a la cancha. Tiraba tacos una y otra vez, porque era tan alto (1,92 metros) que en los giros sentía que se caía. Le gustaba el fútbol bien jugado, con muchos pases y sobre todo, imaginación. Por eso cuando emigró a Italia para jugar en Fiorentina, se sintió sólo e incómodo en una sociedad más elitista y conservadora. En su llegada a Florencia, se mostró ansioso de “leer a Antonio Gramsci en su idioma original”, pero en tierras europeas extrañaba sus raíces.

“La gente no tiene el poder de decir las cosas, entonces yo las digo por ellos”, sostenía. Veía como sus referentes al Che Guevara y John Lennon, mientras que a uno de sus hijos lo bautizó Fidel en clara alusión al dirigente cubano. No obstante, cuando el fútbol se le volvió imposible de jugar, lidió contra un vacío que no pudo llenar ni con la medicina, la música –grabó discos- ni otros deportes. Nunca dejó de interesarse por la política, y más de una vez se lo vio junto a Lula da Silva, quien se interesaba en sus opiniones.

Falleció a los 57 años, tras una vida con ciertos excesos pero también muchos éxitos. Sócrates no quiso ser un futbolista más. Prefería aprovechar la oportunidad para ser alguien en la historia. El día de su muerte Corinthians gritó campeón y miles de hinchas lo lloraron en medio de banderas y pancartas hacia su figura. La importante obra estaba a la vista y sólo generaba admiración entre los amantes del fútbol.

Alan Alberdi  – @alanalberdi

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Recetas

  • arrozconlecheRecetas patrias para este fin de semana extendido

    Un viaje en el tiempo a una cocina rioplatense de 9 de julio de 1816 devuelve una mesa con varios manjares contemporáneos: mate y chocolate caliente; bizcochos y pastelitos; puchero, carbonada y locro; arroz con leche y mazmorra. Notas te trae recetas para repasar un poco de historia de paladar argentino.

  • locroLa receta de locro de doña Petrona para este 25 de mayo

    Petrona Carrizo de Gandulfo, más conocida como “doña Petrona”, fue una pionera en llevar la cocina al ámbito mediático. Didáctica e innovadora –su figura creció enseñando a usar cocinas a gas- hoy Notas te acerca uno de sus clásicos: el locro.

  • TragoLos cinco tragos del momento

    Porque siempre es un buen momento para festejar, recomendamos cinco tragos ricos y diferentes para pedir cuando nos aburrimos del fernet, el campari y la cerveza.

  • Pan CaseroABC del pan casero

    Ya es momento de terminar con las excusas y acabar con la mentira de “no se hacer pan casero”. Absolutamente cualquier persona en edad razonable para manipular un horno esta capacitado para hacer pan en su propia casa con ingredientes básicos. Veamos cómo.

  • Torta de Manzana 3Torta fácil de manzana

    Las abuelas siempre son las más indicadas para hacer las mejores tortas, más allá del sabor y de la técnica en si, el sabor de torta de abuela es único. Por eso hoy el chef Francisco Almeida nos trae la receta la torta de manzana de su abuela Alicia.

  • Mini TartaRecetas rápidas: Una para microondas y una con jengibre

    Como cada entrega de las recetas del chef Francisco Almeida, Notas te trae soluciones prácticas y ricas para cocinar en tu casa o cocinarle a familiares y amigos. Hoy una rápida receta de microondas y una excelente sopa crema con jengibre.