Clima United States of America, Ashburn United States of America, Ashburn +13°C

Notas

Identifican el cuerpo de un joven desaparecido hace 10 años y ahogado en el Riachuelo

Identifican el cuerpo de un joven desaparecido hace 10 años y ahogado en el Riachuelo
marzo 02
11:36 2017

El cuerpo de Fernando Ocampo apareció enterrado como NN en el cementerio de Avellaneda. Lo identificó el ministerio de Seguridad de la Nación. Había dejado la casa de su familia en diciembre de 2006. Desde la Agencia Territorial de Acceso a la Justicia (ATAJO) se sospecha un caso de violencia institucional.

La hermana de Fernando hizo, en 2016, una denuncia en la sede de ATAJO de Dock Sud. Diez años antes se había presentado en la fiscalía del Polo Judicial de Avellaneda pero la investigación no avanzaba.

Desde ATAJO pidieron la colaboración del Sistema Federal de Personas Extraviadas –que depende del ministerio de Seguridad- que cuenta con un registro de personas desaparecidas que aportan distintas fuerzas de seguridad. Ahí cruzaron los datos de Fernando con el registro de personas no identificadas.

El resultado fue positivo. Días después el Registro Nacional de las Personas informó que las huellas dactilares de un cuerpo encontrando sin vida en el riachuelo en diciembre del 2007 coincidían con las huellas de Fernando.
Este sistema se puso en funcionamiento durante el 2011, cuatro años después de la muerte de Fernando, y es por eso que no se lo identificó hasta que ATAJO reactivó el caso.

En la noche del martes Julian Axat, titular de ATAJO, utilizó su cuenta de Twiter para contar que habían encontrado el cuerpo de Fernando y para vincularlo con el caso de Luciano Arruga.

Fernando tenía 16 años, vivía con su mamá y tenía problemas de consumo. Cuando su hermano de seis años murió en un accidente doméstico –seis meses antes de que Fernando dejara la casa-, el consumo empeoró. Nélida, su hermana, recuerda que “el día de la desaparición, lo vi a la mañana, si notar nada extraño, y a la tarde noche él se fue de la casa sin dejar dicho dónde se iba, y desde ese día no lo volví a ver”.

Las ausencias prolongadas no eran infrecuentes en la vida del joven. Su hermana cuenta que en principio no generó preocupación porque “era habitual que desapareciera por varios días”. De hecho, la denuncia se hizo dos años después de ese último día.

Nélida fue hasta el Centro de Contención de Dolores, donde Fernando había estado cuando tenía 14 años, le dijeron que no sabían nada pero se pusieron a averiguar. “Ahí él había estado muy bien acompañado y contenido –explica Nélida-. En el establecimiento me dijeron que allí no había concurrido, pero según pudieron averiguar, Fernando había estado detenido en la penitenciaría de Santa Teresita, y tras obtener la libertad no había dejado paradero”.

“Me dijeron que mientras estuvo en Dolores había sido padre de una nena, pero no tengo ningún otro dato sobre eso”, contó su hermana. “En muchas ocasiones se iba a su casa y deambulaban por varios lugares de Capital, Mar del Plata, y luego de un tiempo volvía”. En el CAINA -un paradero para jóvenes en situación de calle de la ciudad- le dijeron que su hermano había estado un mes antes de su desaparición. Pero después no sabían nada.

La red de contención a los jóvenes en situación de vulnerabilidad funciona así: desarticulada, por partes, con días si y días no, sin seguimiento de los casos y con presupuestos mínimos.

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Géneros