Notas

Mujeres sin frenos: “La inequidad vial de género es palpable”

Mujeres sin frenos: “La inequidad vial de género es palpable”
marzo 08
22:51 2017

Con motivo del #8M, hubo en Buenos Aires un encuentro de mujeres ciclistas, denominado “Mujeres sin frenos”. En su declaración de principios, se definen como “un grupo de amantes de la bicicleta que reivindicamos el derecho de las mujeres a circular libremente por el espacio público y hacer escuchar nuestra voz, dentro y fuera del movimiento ciclista”. Una de sus organizadoras, Daiana Glizer, nos cuenta cómo se vive la ciudad desde la perspectiva de una mujer.

- ¿Es muy distinto pedalear en la ciudad si sos mujer?

– Muchas cosas de la vida cotidiana son distintas cuando una es mujer. Pero una solo lo nota cuando reacciona frente a lo dado, lo naturalizado y se pregunta por qué las cosas son así y no de otra forma.

Un ejemplo es el miedo. Las mujeres estamos ya acostumbradas a tener miedo: temor a que nos roben, nos manoseen, nos violen, nos maten. Y por eso, cuando salimos a pedalear, evitamos pasar por ciertos lugares o salir en ciertos horarios.

Y el miedo no es porque sí: basta ver las noticias para ver lo que les pasa a las mujeres todos los días. Creo que habría que hacer un estudio sociológico para determinar bien cómo perciben la ciudad las mujeres en bici, yo no puedo hablar por todas, pero los relatos que a mí me llegan son esos.

Por otro lado, si prestamos atención al tránsito en la ciudad, rápidamente podemos ver que la mayoría de los vehículos son conducidos por hombres: autos particulares, colectivos, taxis, motos y también las bicicletas. La inequidad vial de género es palpable, y creo que se debe en parte a que mucha mujeres no se animan a salir a la calle con la bici porque perciben que el tránsito es violento. Es un espacio que seguimos sintiendo un poco ajeno, porque el dominio masculino sigue siendo muy fuerte.

- ¿La seguridad es un tema que les preocupa?

– Sí, por lo que decía antes. Nos sentimos vulnerables. El sábado 4 de marzo organizamos la primera pedaleada de mujeres y fueron varias las inquietudes que nos hicieron llegar en este sentido: ¿qué recorrido van a hacer? ¿A qué hora termina? ¿Pueden acompañarme a la estación de tren si se hace de noche? Las mujeres no tenemos la misma tranquilidad cuando salimos a la calle que los hombres, ni nos movemos con la misma libertad.

- ¿Cuáles son los problemas con los que se encuentran en la calle?

– Por un lado la ausencia aún de ciclovías en ciertas partes de la ciudad es un problema, ya que dan confianza a las mujeres que no se animan a conducir con el resto del tráfico, puesto que se sienten más protegidas circulando por ellas.

Por otro lado, el asfalto no siempre está en condiciones o respeta el ancho que debería respetar.

Además, y esto es importante, el trazo de las ciclovías no tiene en cuenta si los lugares donde están son esos que justamente nos generan miedo porque son oscuros o poco transitados, por ejemplo. No hay una planificación con perspectiva de género. Y eso hace que quizás una mujer, ante el dilema de pedalear por una ciclovía oscura, o una avenida iluminada pero con vehículos a alta velocidad, decida dejar la bici en su casa.

Por último, lo más perturbador es el acoso callejero: y con esto me refiero a la violencia verbal que a recibimos de forma cotidiana y que va desde silbidos hasta comentarios explícitamente sexuales, o también palabras discriminatorias por ser conductoras mujeres.

- ¿Tuvieron algún conflicto con el evento?

– Sí, algunos hombres ciclistas que conocemos se quejaron de que la pedaleada fuera exclusiva para mujeres y, según sus palabras, se sintieron “discriminados”. Incluso asistieron aunque la convocatoria estaba claramente destinada y pensada para mujeres.

En la mayoría de los casos no hubo mala intención, sino incomprensión: querían apoyarnos en nuestra causa pero les costaba entender nuestra necesidad de compartir un momento sin ellos. Creemos que esta reacción tiene que ver con la incapacidad que tienen algunos hombres -no todos, por supuesto- de correrse de la posición privilegiada, central, que esta sociedad les otorga. Deconstruir la cultura patriarcal es un trabajo difícil, ya que todos la tenemos muy incorporada, incluidas las mujeres.

- ¿Qué recomendaciones hacés a otras mujeres que no se animan a usar la bicicleta?

¡Que salgan a pedalear con amigas ciclistas! No hay nada más impactante e inspirador que ver a otra mujer haciendo lo que nosotras creemos que nos está vedado. Y por supuesto, que vengan a pedalear con Mujeres sin frenos.

Irene Fernández

Notas relacionadas

1 Comentario

  1. Hombredebsas
    Hombredebsas marzo 08, 23:33

    Ya no saben que “inequidad” nueva inventar. Si sos mujer y querés andar en bici te comprás una bici, te subís, movés los pedales y andás. Igualito que un hombre. No estamos en Arabia Saudita. “Temor a que nos roben”, “Temor a que nos maten”, casi el 90% de las víctimas de asesinato en Argentina son hombres. Hay muchísimas más probabilidades de que te maten en la calle siendo hombre que siendo mujer. “Evitamos pasar por ciertos lugares o salir en ciertos horarios”, nah, si los hombres por ser “privilegiados” y “machos” podemos meternos en el medio de la 1-11-14 a las cuatro de la mañana cuando queremos…

    Reply to this comment

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Derechos Humanos