Notas

Talentos Ocultos: una película políticamente muy correcta

Talentos Ocultos: una película políticamente muy correcta
marzo 16
21:52 2017

En los últimos años han proliferado en Hollywood las producciones que, desde distintos ángulos, visibilizan y cuestionan el racismo, sobre todo con un enfoque histórico, repasando hechos e historias de vida ocurridas en la década del ’60 y la lucha por los derechos civiles.

Con conflictos raciales en la agenda cotidiana y saliendo de dos mandatos presidenciales del primer afroamericano en ocupar la Casa Blanca, Estados Unidos aún necesita contar y reflexionar sobre la lucha contra la discriminación y por derechos civiles que la población negra protagoniza desde el fin de la esclavitud. Eso puede ser evidente. Pero Hollywood, que no es ni lerdo ni perezoso, hace con el cine lo mismo que se le ha criticado a Barack Obama. Contar la violencia racial con altas dosis de azúcar. Suavizar las historias hasta que sean digeribles por todo público bienintencionadamente “sentipensante”.

Talentos Ocultos (Hidden Figures, en inglés) va en ese sentido. En el mismo que, por ejemplo El mayordomo de la Casa Blanca o Invictus (sobre Nelson Mandela, el apartheid y el rugby). Hay racismo, sí. Hay dificultades, sí. Pero algunas voluntades individuales (que nadie niega su existencia, pero se muestran sobrevaluadas) tuercen la historia con el conflicto social solo como contexto lejano, lejos de films como Selma o 12 años como esclavo.

Con todas las salvedades del pochoclerismo hechas, vale decir que la película es muy buena y cumple con el objetivo de visbilizar al grupo de mujeres afroamericanas que cumplió un rol crucial en la carrera espacial estadounidense.

Buenas actuaciones y un guión cuidado. Se destaca la siempre brillante Octavia Spencer (también presente en The Help y Coach Carter), pero sus otras dos co-protagonistas también realizan un trabajo destacado. Taraji P. Henson, conocida por su labor en Empire, interpreta a Katherine Johnson, la matemática a través de la cual se articula el relato. Suma su parte la cantante Janelle Monae, como Mary Jackson, quien en el film -y en la vida real- se convierte en la primera mujer afroamericana en estudiar y recibirse de ingeniera Aeroespacial.

Además, está Kevin Costner. Un buen tipo, como usualmente vemos en pantalla al protagonista de Danza con lobos que, en su preocupación por vencer a los rusos, rompe con los prejuicios de la época y apuesta a un cerebro brillante más allá del color de su piel. Completa el elenco Sheldon Cooper, perdón, Jim Parsons, como ingeniero responsable del equipo que realiza todos los cálculos para que la odisea espacial se lleve a cabo.

Aunque basada en un libro homónimo a partir de hechos reales, cuesta creer que haya sido todo tan sencillo como la película muestra. No importa. Meternos en el mundo NASA de la época bien amerita soportar una historia suavizada.

Julia de Titto – @julitadt

Notas relacionadas

0 comentarios

No hay comentarios aún

No hay comentarios por el momento, querés agregar uno?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Tu mail no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

Derechos Humanos